La paradoja del Fondo de Estabilización Macroeconómica

Posted on marzo 17, 2011. Filed under: Seguridad Económica |

Por: David Pinto

Una de las causas fundamentales de las altas y persistentes tasas de inflación en Venezuela reside en la volatilidad de los precios del petróleo. Así, durante épocas de auge petrolero el país se ve inundado de petrodólares excesivos. Por lo tanto el consumo se incrementa abruptamente y la economía se sobrecalienta, dadas sus limitaciones estructurales. Este sobrecalentamiento genera inflación. Por otra parte, cuando los precios del petróleo bajan, disminuyen los petrodólares y con ello la capacidad de importar bienes. Esto se traduce en una devaluación del bolívar, con lo cual se incrementa el precio de los bienes importados y se perpetúa la alta tasa de inflación heredada de la época de auge.

Para evitar este tipo de desequilibrios se creó el Fondo de Estabilización Macroeconómica (FEM). El objetivo de este fondo es ahorrar los recursos excesivos que se generan cuando los precios del petróleo suben y desahorrar dichos recursos en épocas de precios bajos. Así, mediante el correcto funcionamiento del FEM se garantizaría un crecimiento económico sostenible y con baja inflación.

A diferencia de otros países como Chile y Kuwait, donde se han implementado de forma exitosa fondos similares, en Venezuela el funcionamiento del FEM no ha sido acertado. Al observar el gráfico de arriba se aprecia que de hecho el FEM ha funcionado al revés. En la época de precios bajos (1999-2002) se ahorraron divisas y luego, cuando los precios del petróleo subieron entre 2004 y 2007, se gastaron estos recursos. Conclusión, el estado venezolano ahorra cuando los ingresos no alcanzan y desahorra cuando los ingresos son excesivos.

Las causas de esta paradoja residen en la indisciplina fiscal y en el manejo discrecional de la renta petrolera. Así, se observa como durante los años de auge petrolero se mantenía un déficit fiscal recurrente. Dada esta voracidad fiscal, se le han hecho varias reformas a la Ley del FEM, para de esta forma poder disponer de los recursos ahorrados en éste. Adicionalmente, en 2005 en contraposición al FEM se creó el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden). A diferencia del FEM, la idea del Fonden no es ahorrar, sino gastar. Cabe destacar que gran parte del gasto del Fonden es un gasto discrecional, dado que no está sujeto a las reglas institucionales a las que está sujetas el FEM. Los resultados de este manejo de la renta petrolera son evidentes: Altas tasas de inflación anuales cercanas al 30% y un crecimiento del PIB volátil.

Finalmente se concluye que para poder lograr el funcionamiento adecuado de un mecanismo de ahorro macroeconómico el estado debe mantener una política fiscal anticíclica (disciplina fiscal). Pero más que una política fiscal equilibrada, debe apuntarse hacia el fortalecimiento de las instituciones del estado, las cuales deben estar sujetas a un mecanismo transparente de rendición de cuentas. Esto le permitiría al estado ganar reputación y credibilidad en el manejo de la política fiscal, lo cual garantizaría a la vez una gestión exitosa del fondo de estabilización. Esto se traduciría en una baja inflación y en un crecimiento económico sostenible.

David Pinto

@davidfpinto

wirtschaftvenezuela@yahoo.com

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “La paradoja del Fondo de Estabilización Macroeconómica”

RSS Feed for EnlaceVenezuela Comments RSS Feed

Amigos. En 1974 recién egresado como Master del IESA fui nombrado el primer Gerente de Diversificación en el Fondo de Inversiones de Venezuela… constituido exactamente pro las mismas causas y los mismos propósitos… A las dos semanas habiendo recibido presiones desde Miraflores para que el Fondo de Inversiones aprobase en cuatro días el Plan IV de SIDOR y del cual no tenía la menor idea, me di cuenta que ninguno de estos Fondos sirven en manos de los políticos y renuncie… yéndome el mismo día que entregaban los nuevos escritorios.

Estimado Kurowski:
Me aperece excelente tu comentario, dado que permite mirar más hacia atrás y ver que la historia se repite. Sin embargo, a nivel internacional hay experiencias exitosas de este tipo de fondos, tales como las de Chile, Alaska, Oman y Kuwait. También cabe destacar que en los primeros años el FEM funcionó, dado que ante precios crecientes entre 1999 y 2000 se lograron acumular recursos importantes. Incluso en 2001 también se acumuló, hasta llegar a 7000 millones de dólares en tan sólo tres años.

Per Kurowski personaliza un argumento que me parece vital, y que traté en uno de los primeros posts de EnlaceVenezuela (http://enlacevenezuela.com/2011/01/24/el-petroleo-como-herramienta-de-desarrollo-en-el-marco-de-la-transicion/).

Cuando Chiabe agarró el coroto, le hizo 7 reformas a la ley del FEM para agarrarse los pocos reales que se habían ahorrado. Para ese momento no se sabía del boom petrolero que se vendría entre 2004 y 2008, por lo que el dinerito ahorrado era consistente con la regla de estabilización y los ingresos previos. El mecanismo falló porque el proceso político lo revirtió, no porque estuviese mal concebido en términos de estabilidad macroeconómica.

Ahora, ¿una política macroeconómicamente impecable, revertida con ovación popular, es una buena política? Yo creo que no. No considerar la viabilidad y sostenibilidad política en el diseño de una reforma económica es condenar todo el esfuerzo al fracaso.

Estimado Moncho:
Estoy totalmente de acuerdo que hacen falta reformas que apunten hacia una mayor rendición de cuentas y hacia una sostenibilidad política. Estas reformas deben ir acompañadas de un fortalecimiento del aspecto institucional, dado que con instituciones débiles cualquier reforma está destinada al fracaso.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: